Todo sobre la salud del bull terrier

La salud del bull terrier

Todo sobre la salud del bull terrier

Los Bull Terrier parecen un manantial inagotable de energía, alegría y una salud de hierro. Sin embargo, necesitas cuidar su salud con esmero.

Es innegable que cada cual tiene su talón de Aquiles cuando de salud se trata. Algunas de las enfermedades que pueden trastocar la vitalidad de tu Bull Terrier tienen un carácter hereditario.

Allí radica la importancia de conocer la salud de los papás de tu Bull Terrier con anticipación. Así podrás escoger a un ejemplar lo más sano posible. ¿Tienes un ejemplar que te flechó con su mirada juguetona?

¡Cuentas con la ventaja de que los padecimientos hereditarios de los Bull Terrier están bien documentados! Gracias a la diversidad de estudios realizados, se te hará más sencillo conocer cómo atender la salud de tu cachorro.

Enfermedades renales

Los especialistas y amantes declarados de los Bull Terrier notaron un patrón frecuente: las enfermedades renales. Estos perros tozudos, hermosos y vigorosos pueden desarrollar problemas renales inclusive la insuficiencia renal crónica.

Al hacerle los chequeos con tu veterinario el ultrasonido es un básico. ¿Por qué? Así podrán ver cómo se encuentran los riñones. En algunos Bull Terriers los riñones son demasiado pequeños, se han desarrollado poco.

También pueden presentar múltiples quistes. En ambos casos, podrás salir de dudas gracias a un ultrasonido. Existen ocasiones en que el ultrasonido no muestra nada fuera de lo común. Los riñones parecen en perfectas condiciones, bien estructurados. Sin embargo, notarás que funcionan de forma pobre.

¿Hay momentos específicos en que tu Bull Terrier puede padecer de los riñones? Esta enfermedad puede boicotear a tu hermoso compañero en cualquier momento o edad.

Existen dos padecimientos renales de mayor incidencia entre los Bull Terriers: la glomerulonefritis hereditaria y la enfermedad poliquística renal. En la actualidad se carece de formas de detectarlas mediante el ADN. Puedes optar por el cribado, arrojará señas sobre si tu perro adulto las sufre.

¿Qué es la glomerulonefritis hereditaria?

En anatomía se conoce como glomérulos al conjunto de nervios, vasos o glándulas que conforman ovillos. Los renales son un conjunto de tejidos capilares recubiertos por una capa y ubicados en la nefrona de los riñones.

La glomerulonefritis consiste en un padecimiento en los glomérulos que los hincha. De esa manera compromete principalmente al glomérulo trastocando su desempeño de filtración.

Es posible que se extienda hasta los túbulos de los riñones. Se trata de un padecimiento que puede complicarse hasta convertirse en insuficiencia renal crónica. Se desconocen las causas de este padecimiento, aunque se relaciona con un aspecto genético.

Por otra parte, se encuentra la enfermedad poliquística renal. Se caracteriza porque los dos riñones de tu Bull Terrier presentan quistes en su médula renal y corteza.

Se destruyen los mecanismos que permiten la filtración renal. ¿Las consecuencias para tu can? Cuando no se atiende a tiempo, tu amigo fiel puede padecer una insuficiencia renal irreversible.

Tanto las proporciones como la cantidad de quistes pueden variar. La cantidad no cambiará por su edad, aunque es probable que haya variaciones en sus proporciones.

Enfermedades auditivas y oculares en los Bull Terriers

Llama con frecuencia a tu Bull Terrier por su nombre, esto te ayudará a detectar si tiene problemas auditivos. Desde los orígenes de la raza, estos juguetones canes tienden a la sordera.

Se estima que es una afección hereditaria, pero todavía no está claro. De hecho, se ha probado que 18% de los Bull Terriers blancos presentan sordera. A su vez 2% de los Bull Terriers de color la padecen.

¿Tienes un Bull Terrier miniatura? Está atento porque tu Bull Terrier puede sufrir luxación primaria del cristalino, la enfermedad se distingue por ser autosómica recesiva.

El padecimiento surge cuando los ligamentos del aparato suspensor del cristalino se quiebran. La función de tales ligamentos es conservar al cristalino en su sitio.

Al quebrarse puede ocurrir de manera parcial recibiendo el nombre de subluxación o completa que sería luxación. En ambos casos, el cristalino acaba en una postura atípica.

Los Bull Terrier tienen tres clasificaciones respecto a esta enfermedad. Pueden ser “libres”, si no portan la mutación del gen que la provoca. Por otra parte, pueden ser “portadores” tiene el gen, sin embargo no padecerán la enfermedad.

Por último, se encuentran los canes “afectados” son aquellos que tienen el gen y sufrirán la  subluxación o luxación.

Enfermedades cardíacas en los Bull Terriers

Para que encantador Bull Terrier juegue hasta la saciedad contigo y haga gala de su energía, necesita que su corazón esté sano. Sin embargo, la raza tiende a presentar malformaciones del corazón.

¿Cómo se puede diagnosticar? Primero tienes que detectarlo y luego identificarlo, claro con ayuda de tu veterinario de confianza. Lo mejor será hacer un fonendoscopio para advertir un soplo o murmullo.

Para su correcta identificación tienes que apelar a su historia clínica, evaluación física, radiografías del tórax. Sin olvidar una ecocardiografía y electrocardiografía.

En caso de que tu Bull Terrier sea cachorro, puede que sea un soplo inofensivo que se corrija con el tiempo. Podrás salir de dudas con chequeos futuros.

¿Qué anomalías hereditarias pueden presentar los Bull Terriers?

Una de ellas consiste en la displasia de la válvula mitral. Tal malformación genera la regurgitación de la válvula ocasionando que se sobrecargue de volumen la aurícula de tu can. ¿Qué consecuencias tiene?

Puede derivar en la dilatación así como en la hipertrofia del flanco cardíaco comprometido. Esto puede ocasionar un fallo cardíaco congestivo con futuro edema pulmonar.

Las fallas pueden presentarse cuando tu Bull Terrier cuenta con su primer año de edad. En estos casos se recomienda un ejercicio limitado y medicamentos orales. En algunos casos, se puede sustituir quirúrgicamente la válvula.

Si tu Bull Terrier no soporta el ejercicio físico o incluso se desmaya (síncope) puede tener estenosis de la válvula aórtica. Esto ocurre cuando hay malformaciones en la válvula aórtica.

Entonces, se obstruye el tracto de salida de su ventrículo izquierdo. Los canes que superan el semestre de vida tienen las mayores dificultades. Si notas que tu perro hace menos ejercicio, ¡llévalo al veterinario! En el peor de los escenarios puede darse una muerte súbita.

Alergias de la piel y musculo esqueléticos

Pueden sufrir picazón, pérdida de pelo y contaminarse por bacterias, pueden deberse a alergias. En cambio, a nivel congénito pueden padecer de acrodermatitis letal.

¿En qué consiste? Ocurre cuando tu Bull Terrier tiene una demora en su crecimiento. Puede manifestarse como dermatitis en sus extremidades, infección cutánea, hinchazón aguda en sus almohadillas.

Otros síntomas son la neumonía, diarrea o cambios conductuales de tu can que provocan su muerte a los 15 meses de vida. A nivel de musculo-esqueleto, pueden desarrollar luxaciones.

A futuro se manifiestan como cojeras intermitente o crónicas. Lo padecen los canes entre 2 meses a 10 años.

Nuestra puntuación
Summary
La salud del bull terrier
Article Name
La salud del bull terrier
Description
Los Bull Terrier parecen un manantial inagotable de energía, alegría y una salud de hierro. Sin embargo, necesitas cuidar su salud con esmero. Es innegable que cada cual tiene su talón de Aquiles cuando de salud se trata. Algunas de las enfermedades que pueden trastocar la vitalidad de tu Bull Terrier tienen un carácter hereditario. Allí radica la importancia de conocer la salud de los papás de tu Bull Terrier con anticipación. Así podrás escoger a un ejemplar lo más sano posible. ¿Tienes un ejemplar que te flechó con su mirada juguetona? ¡Cuentas con la ventaja de que los padecimientos hereditarios de los Bull Terrier están bien documentados! Gracias a la diversidad de estudios realizados, se te hará más sencillo conocer cómo atender la salud de tu cachorro.
Author
Publisher Name
TodoBullTerrier.PRO
Publisher Logo