La historia del Bull Terrier

Historia

Conoce la Historia del Bull terrier standard y del bull terrier mini

 

Se estima que el nacimiento de la raza Bull Terrier en el siglo XIX carece de coherencia con los ejemplares actuales. A grandes rasgos surge del cruce de canes raza terrier y bull.

Tanto los bull como los terrier eran conocidos por sus facultades para la pelea. También se les criaba para la caza, ambos deportes se abolieron a finales del siglo 19 en Gran Bretaña.

¿Qué motivó a la creación de esta raza conocida como bull terrier?

Al ir en el tiempo tras las huellas de estos canes, encontramos inevitablemente a James Hinks. La localidad de Birmingham en Inglaterra fue el telón de fondo para su desarrollo.

Tras algunos años de perfeccionamiento, se aventuró a presentar oficialmente la raza en 1850. Se evidencia el parecido del Bull Terrier actual con la extinta raza de English White Terrier.

Hinks perseguía el ideal de una clase de bulldog que se destacará en las peleas, pero que fuera hermoso. Con este propósito en mente, cruzó durante años a canes terrier y bull.

Tenía que seleccionar con mucho cuidado los ejemplares que iban a aparearse. Hinks estaba claro de qué quería evitar en su nueva raza. Entonces, quedaban descartados el lomo hundido, las patas con ángulos pronunciados y las protuberancias.

¡Era necesario que hiciera alarde de una gran fuerza y un tamaño que demandase el respeto de sus oponentes! Para lograr este dúo de rasgos, se estima que incluyó el cruce con el Perdiguero de Burgos.

También conocido como Pointer Español. ¿El resultado? Un perro extraordinario, un luchador innato que era precioso y se imponía con facilidad. De hecho, su belleza lo hacía adecuado para acompañar a los caballeros en sus caminatas.

Triunfando en el ring y el certamen con los bullterriers

Su belleza golpeó el ego de los más escépticos amantes de las peleas de perros. ¿En serio Hinks pretendía luchar con un can “bonito”? Los dudosos perdieron todo argumento razonable cuando Hinks llevó a su perra Puss of Brum a un combate.

La perrita contaba con 18 kilogramos de peso, frente a un contrincante de 27 kilogramos. Este era el resultado del cruce de terrier y bull y era propiedad de Mr. Tupper.

La “pequeña” su talante de luchadora y agresividad venciendo a su contrario en solo 30 minutos. Se cuenta que ese día, Hinks le tenía un día ajetreado a Puss. Porque al acabar la pelea, la llevaría a una exposición canina donde premiarían al ejemplar más bello.

Allí Puss se galardonó con una roseta. En definitiva, Puss estaba decidida en dejar en alto el nombre de su raza y hacer sentir orgulloso a su dueño. Todos los Bull Terrier que le siguieron, se mostraron dignos de la herencia de la perra. Luchaban en el ring hasta morir si era necesario.

Los Bull Terrier eran incansables. Al parecer, se les antojaba poco triunfan tanto dentro del ring como en los certámenes de belleza. Querían seguir conquistando territorios.

Así lo hicieron mostrando sus amplias destrezas en la caza de ratas. Esta constituía otra práctica o deporte que gozaba de gran popularidad en la Inglaterra de antaño. Como se deduce, era notoriamente sangriento.

La raza Bull Terrier rompió récords y se mantuvo en el top como los canes que mataban más roedores en menor tiempo. Eran muy diligentes, conseguían grandes resultados bien sea en cuestión de minutos, horas o lapsos más prolongados.

El cambio del ring por el certamen de belleza para el bullterrier

Como señalamos más arriba, varios de estos sangrientos deportes se abolieron en Gran Bretaña ese siglo. Quizás, Hinks presintió ese cambio o simplemente lo deslumbró el mundo de los concursos caninos.

La realidad es que se mostraba sumamente satisfecho de los logros del Bull Terrier en cuanto a mataderos y peleas. Pero, progresivamente, sus intereses se trasladaron a las victorias en los concursos de belleza caninos.

Para aquel entonces las mencionas competencias ganaban fama y su popularidad rivalizaba con las peleas de perros. Para los años 1860, los jueces y fanáticos de las exposiciones de perros se inclinaban por los Bull Terrier.

Había una característica en particular que captaba todas las miradas al instante, ¡qué fuesen ejemplares blancos! Hinks enamorado de la raza y su éxito, se estableció como meta que la raza fuese totalmente nívea.

Para ello, se concentró en cruzar hembras con machos siendo ambos blancos. Dejó a un lado a los ejemplares atigrados o manchados. Algunos creen que para lograr su objetivo, incluso cruzó a algunos dálmatas.

En la actualidad, se encuentran ambos tipos de ejemplares: aquellos del todo blancos y canes de colores.

El compañero ideal de los caballeros, la historia del bull terrier

Solo fue cuestión de tiempo para que los Bull Terrier fuesen un ícono de status social. ¿Por qué? La razón es sencilla eran los compañeros predilectos de los caballeros de las clases pudientes.

Su valía, fortaleza, lealtad, educación y cariño se acopló perfectamente a lo que buscaban estos señores. La mezcla de tales factores le granjeó a los Bull Terrier el mote de “caballero blanco”.

Posiblemente, lo mejor que pudo pasarle a la raza fueron los cambios en la sociedad de aquella época. La abolición de los deportes sangrientos, el auge de los certámenes perrunos y la acogida de las personas adineradas.

Gracias a ello, se alejaron de las peleas hasta el punto de ser preferidos como animales de compañía. En la actualidad, es sencillo encontrar ejemplares muy hermosos y pacíficos.

El relato de un criador de sobre la historia del bull terrier

Corría el año de 1851 cuando James Hinks se mudó en compañía de sus padres a Birmingham. Allí comenzaría a laborar en las forjas, se desposaría con Elizabeth Moore y sería padre de tres pequeños. Todo en el mismo año.

3 años más tarde, comercializaba pájaros de corral. Así obtuvo cierta posición social y se decantaría por la crianza de pájaros domésticos, junto a roedores salvajes.

Para la década de 1860, se le hallaba en el directorio como criador de perros y aves. Sin embargo, una tuberculosis acabaría con su vida a los 47 años. Sus descendientes siguieron sus pasos siendo criadores de Bull Terrier.

Así le rendían honores a su pasión por los canes, su crianza y las competencias de belleza.

Nuestra puntuación
Summary
Historia del Bull Terrier
Article Name
Historia del Bull Terrier
Description
Conoce la Historia del Bull terrier standard y del bull terrier mini Se estima que el nacimiento de la raza Bull Terrier en el siglo XIX carece de coherencia con los ejemplares actuales. A grandes rasgos surge del cruce de canes raza terrier y bull. Tanto los bull como los terrier eran conocidos por sus facultades para la pelea. También se les criaba para la caza, ambos deportes se abolieron a finales del siglo 19 en Gran Bretaña. ¿Qué motivó a la creación de esta raza conocida como bull terrier? Al ir en el tiempo tras las huellas de estos canes, encontramos inevitablemente a James Hinks. La localidad de Birmingham en Inglaterra fue el telón de fondo para su desarrollo. Tras algunos años de perfeccionamiento, se aventuró a presentar oficialmente la raza en 1850. Se evidencia el parecido del Bull Terrier actual con la extinta raza de English White Terrier.
Author
Publisher Name
TodoBullterrier.PRO
Publisher Logo